Antes de comenzar un procedimiento de adopción de un menor con necesidades especiales, es necesario conocer con exactitud en qué consiste. No nos cansaremos de decir que no se trata de encontrar una vía alternativa o un camino más fácil, ni tampoco  que se escoja esta opción por ser más rápida, sobre todo teniendo en cuenta el largo periodo de tiempo que hay que esperar por la vía ordinaria. La familia debe tener muy claro, antes de iniciar el proceso de adopción, qué significa la adopción de un menor con necesidades especiales, reflexionar profundamente y analizar qué tipo de problemas puede asumir y orientar su solicitud en función del resultado de esta reflexión.

Menores con necesidades especiales pueden ser aquellos que por su edad están fueran de la vía ordinaria (generalmente mayores de 7 años), o menores que sufren una discapacidad física o una enfermedad potencialmente crónica. Estos menores tendrán un diagnóstico médico y, en la gran mayoría de casos, necesitarán un tratamiento médico o quirúrgico. No obstante, las características y problemáticas médicas de estos menores es muy amplia y diversa, ya que algunas enfermedades pueden ser recuperables a largo o medio plazo. Cada niño tendrá una situación o problema concreto, que será único y que podrá ser más o menos grave.

En los orfanatos de todos los países en los que IPI tiene presencia, los menores con  necesidades especiales, tienen las mismas carencias que cualquier otro niño sano, pero además, padecen una enfermedad o un defecto físico que tendrá que ser tratado. Cualquier menor adoptado necesita de una atención especial por parte de los padres adoptivos, pero es importantísimo que la familia que opte por esta vía tenga recursos suficientes y  esté preparada para asumir el reto que supone la integración del menor en la familia y en su entorno.

La familia que esté interesada en adoptar un menor con necesidades especiales debe obtener el certificado de idoneidad en su Comunidad Autónoma para la adopción de un menor con estas características.

ADOPCIÓN DE MENORES EN VIETNAM CON NECESIDADES ESPECIALES

La Ley de adopciones de fecha 17 de junio de 2010 y el Decreto de fecha 21 de marzo de 2011 de Vietnam, regulan el procedimiento de adopción de menores vietnamitas con necesidades especiales, incluyendo el art. 3 del Decreto, que enumera la relación de patologías que son consideradas como una necesidad especial en el menor.
Existen dos vías en Vietnam para la adopción internacional: de una parte la vía convencional, niños incluidos en la Lista I, que es por la que optan la mayoría de las familias adoptantes; y los menores incluidos en la Lista II (o niños nombrados, tal y como los designa la administración vietnamita), conocida como adopción de menores con necesidades especiales, a la que pertenecen una gran mayoría de niños que están en los orfanatos.

El art. 3 del Decreto establece como necesidades especiales las derivadas de la siguiente relación:

1.- Menores discapacitados, menores con enfermedades graves que podrán ser adoptados por identificación de su nombre y apellidos en virtud de lo dispuesto en el punto d, apartado 2 del Art. 28 de la Ley de adopciones, incluyen niños con paladar hendido y labio leporino; niños ciegos de uno o  ambos ojos; niños mudos, sordos; niños con las piernas y los brazos arqueados; niños sin dedos o pies; niños infectados con el VIH; niños con enfermedades cardiacas; niños con hernia umbilical, inguinal; niños que no tienen ano o genitales; niños con enfermedades de la sangre; niños enfermos que necesitan tratamiento de por vida; niños con otras discapacidades u otras enfermedades  críticas cuya oportunidad de ser  adoptados es limitada.

Los orfanatos de Vietnam nos enviarán la información sobre los menores que figuran en la lista II y sus necesidades especiales concretas. El equipo de IPI, valorará el informe médico y psicosocial del menor y su adecuación a los certificados de idoneidad de las familias interesadas en esta vía, previamente a realizar la propuesta de asignación.
La familia que opte por esta vía, una vez obtenga el certificado de idoneidad, debe ponerse en contacto con la ECAI, para poder entrevistarse con nuestro equipo psico-social.
 
ADOPCIÓN DE MENORES CON NECESIDADES ESPECIALES EN AFRICA

IPI tiene presencia en Etiopía, Mali y Costa de Marfil, países en los que llevamos muchos años desarrollando nuestra activad. La adopción de menores con necesidades especiales en estos países no tiene  una regulación específica o concreta, por lo que se tendrá que estudiar cada caso en concreto. La familia que desea adoptar un menor africano, en primer lugar tendrá que elegir el país de origen del menor y tramitar su idoneidad. Una vez que se reciba en IPI el expediente de la familia nos pondremos en contacto para realizar las entrevistas pertinentes con el equipo psico-social de la ECAI. El expediente de la familia  permanecerá a la espera hasta que el orfanato o la autoridad central competente nos comuniquen que hay un menor que responde a dichas características. El hecho de que estos países no tengan regulado un proceso específico de adopción de menores con necesidades especiales, hace que éstos no estén diferenciados ni registrados en listas aparte, por lo que su identificación o asignación es algo más complejo. 

El equipo de IPI, valorará el informe médico y psicosocial del menor y su adecuación a los certificados de idoneidad de las familias interesadas en esta vía, previamente a realizar la propuesta de asignación.

 

Associació Iniciativa Pro Infància · Gran Via de les Corts Catalanes, 646, 1r 2a. 08007 Barcelona
Tel. 93 412 01 02 · info@ipi-ecai.org